Cerca de 160 socaps no lograrían su autorización | El Economista

Cerca de 160 socaps no lograrían su autorización | El Economista.

A pesar de que, en lo que va del año, se ha autorizado a 50 sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) más a seguir con sus operaciones, y la cifra asciende ya a las 119 que operan de manera regular en el país, según algunos integrantes del sector, cerca de otras 160 no podrán conseguir su aval de aquí a la fecha límite, que es el último día de marzo del 2014.

Las socaps con activos superiores a los 2.5 millones de Udis (más de 10 millones de pesos) deben obtener, antes de esa fecha, autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para seguir. De las 628 registradas, 119 ya están avaladas; 142 se encuentran en proceso de análisis; 50 ya no tienen opción de continuar, y 313 son de nivel básico, es decir que tienen activos inferiores a los 2.5 millones de Udis y no requieren permiso para operar.

“Estoy de acuerdo en que hay un número que obtendrá la autorización. En las proyecciones, vemos que podrían alcanzarla no más de 140, pero hay un número mucho más fuerte (alrededor de 160) que no. Y no necesariamente porque estén mal, sino por un efecto regulatorio exagerado. Les están pidiendo jugar en una cancha de corredor de 100 metros a alguien que es de yoga”, expresa Rafael Martínez Ponce, presidente de la Alianza Cooperativista Nacional.

El también directivo de la Confederación de Cooperativas de Ahorro y Préstamo de México (Concamex) reconoce que dentro de estas 160 sí hay algunas que en realidad están mal (en la actualidad, realizan unestudio para determinar cuántas), pero que muchas otras no lograrán su autorización, porque los requerimientos de la autoridad son excesivos para este tipo de entidades, cuyo objetivo es social y no lucrativo. “La instancia gubernamental indica que la actividad es la misma, pero el enfoque es distinto”.

En entrevista, considera que entonces algo está mal en la ley, cuando finalmente el número de socaps que no podrá lograr su autorización es mayor que el de las que sí podrán hacerlo. “Si fuera a la inversa, donde hay unas cuantas que tendrían que tener una salida ordenada y prácticamente todas alcanzan la autorización, pues eso sería lo lógico”.

Y aunque las más de 300 socaps de nivel básico no requieren autorización para operar por parte de la CNBV, Rafael Martínez Ponce indica que el órgano regulador sí puede incidir en éstas, por lo que se requieren apoyos para fortalecerlas, ya que, de lo contrario, podrían generar deterioros y problemas a futuro.

También comenta que se requiere fortalecer el Fideicomiso Fipago, ello principalmente a través del otorgamiento de mayores recursos, a efecto de apoyar una salida ordenada de las que no podrán lograr su autorización.

eduardo.juarez@eleconomista.mx

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo LA NOTA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s