Cooperativas de Ahorro y Préstamo honestas, un aliado de la economía en Oaxaca

* Su cartera vencida el obstáculo para su autorización.

* Cumplen con los requisitos, pero CNBV se niega a aprobarlas.

 Imagen

Por Mario Herrera

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, lunes 22 de abril, 2013. Hemos hablado de la responsabilidad compartida entre la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y recientemente la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), en los fraudes cometidos por Cajas de Ahorro.

Ninguna de estas Instituciones ha podido descifrar la mejor forma de corregir el problema, por lo que bajo su protección se sigue cometiendo fraude tras fraude, derivado de la falta de aplicación de la Ley en contra de figuras que captan recursos de manera similar a una Cooperativa de Ahorro y Préstamo sin serlo.

Debemos entender por regulación, el aval que concede la CNBV cuando una SOCAP solicita su registro previamente y su anuencia par captar recursos de manera regular, integra su expediente y pasa por un proceso de minuciosa revisión por parte del Comité de Supervisión dependiente de la misma bancaria, hasta lograr la opinión favorable para poder operar bajo la clasificación que se haya solicitado.

Sin embargo, para que una SOCAP logre la venía para operar de manera regulada, por principio, debe estar registrada en el Padrón Nacional de Cooperativas, de no ser así se trata de una Caja “patito”, así de simple.

Si una Caja de Ahorros actúa en lo obscurito, por debajo de la Norma Jurídica y no da aviso a la autoridad de su existencia, se trata de una figura simulada de Ahorro y Préstamo y lo más seguro es que se termine robando el dinero de los inversionistas o ahorradores incautos que confíen en ella.

La CNBV debe actuar en consecuencia cuando esa Caja de Ahorros resulte apócrifa, si no lo hace sería tan responsable del fraude como el propio administrador de la Caja fantasma, porque está permitiendo a placer la comisión del delito, la tarea de supervisar corresponde en exclusiva al Federal, claro está con la responsabilidad solidaria de los Gobiernos Estatal y directamente del Municipal; mientras al administrador de la Caja Irregular no se le requiera para que acredite su legal actuación, feliz de la vida seguirá cometiendo fraudes.

No tarda mucho la población ahorradora que ha resultado defraudada, en actuar por si sola, unirse y comenzar a cerrar por su cuenta todas las empresas que existan en su comunidad que se hagan pasar por Cajas de Ahorro, lo cual despertaría una cacería de rufianes, generaría un conflicto mayúsculo para los Gobiernos y convocaría a la justicia social.

Pues bien, en Oaxaca existen por lo menos 24 Sociedades Cooperativas que han solicitado su registro oportunamente y se encuentran a la espera de ser debida y legalmente autorizadas, pero los procedimientos tediosos, lentos y tendenciosos de la CNBV para con las pertenecientes a las Federaciones amigas, han propiciado la agonía de quienes han cumplido cabalmente los requisitos de la LRASCAP.

En los últimos 10 años de las 72 Cajas patito que ha identificado el FUADO que operan clandestinamente en Oaxaca, de posibles 280 más las 24 SOCAP´s que se han anotado en tiempo en el Registro Nacional, solo 3 se encuentran autorizadas.

Caja Popular Mexicana, con sucursales en los principales Municipios del Estado y con un sistema impresionante de Marketing de primer nivel, con estratosféricos convenios celebrados con grandes empresas que van desde el patrocinio de equipos de futbol de primera división, hasta  jugosos contratos con Televisa y TV Azteca, Fox Sport y otras televisoras, para financiar programas de entretenimiento, deportivos, telenovelas y de concursos, nada que ver con el “cooperativismo social”

Caja Popular Mexicana es administrada por Ramón Imperial Zúñiga, actual zar de los cooperativistas en el Bajío, tiene en su haber cerca de 1.3 millones de socios, con activos superiores a los 2 Millones de dólares, y a pesar de que su misión, según su página web, es la de “Contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de nuestros socios mediante soluciones financieras accesibles y oportunas, educándolos en el hábito del ahorro y en el buen uso del crédito”, en la práctica se profesa una situación opuesta, de opulencia y derroche de dinero.

 ¿A que socio activo le podrá interesar que su Caja de Ahorros aparezca en el Jersey de un Jugador profesional o en las regletas electrónicas del Estadio Azteca si en su comunidad ni siquiera tienen un televisor, ni luz, ni saben leer ni escribir, y menos aún tienen educación financiera?.

Esto es parte de los privilegios de que goza Caja Popular Mexicana, no se diga Acreimex, otra Cooperativa más, debidamente regulada, pero a punto dicen, de reventar porque ya se sabe al interior de la CNBV del sobreendeudamiento que actualmente padece y la carencia de garantía de Ahorros e Inversiones y no cuenta aseguran especialistas, con Estados Financieros Auditados, al parecer porque el dinero de los ahorradores se ha destinado a la compra de locales comerciales y centros de diversión y no al desarrollo solidario de sus socios activos, recordemos que sus administradores fueron parte integral de Caja Popular del Sureste, pero que por un convenio ilícito obtuvieron un porcentaje de socios ahorradores a quienes se les obligó trasladar sus documentos a la nueva Cooperativa. 

Luego tenemos a la tercera y última SOCAP autorizada en Oaxaca, Caja San Juan Lachao S.C.L., una caja que hace lo propio manera local en su población.

Oaxaca está urgida de oportunidades incluyentes y al parejo para todos, pero las condiciones de la Federación en ocasiones obstaculizan el crecimiento y desarrollo equitativo, tal es el caso de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo que en tiempo y forma han solicitado su Registro al Padrón Nacional, que trabajan con honradez y no tienen nada que esconder; ejercen una fastuosa administración y no tienen queja alguna de socios ante las Autoridades, solo tienen un pecado, su exagerada cartera vencida.

La falta de supervisión constante de la propia CNBV, es el principal detonador de esta falla, ahora estas Cooperativas teniendo un expediente impecable no pueden obtener su Autorización hasta disminuir los saldos pendientes de cobro.

¿Pero como se han de recuperar esos dineros de deuda, si el propio socio al que se los prestaron de manera legal, no tiene para cubrirlo porque su proyecto de vida para el cual utilizó el préstamo no le resultó ante la desgastada economía que padece Oaxaca?.

Se vuelve una cadena sin fin el problema, por un lado las ostentosas Cajas de Ahorro autorizadas que derrochan el dinero de los socios activos bajo el amparo y tolerancia de la Autoridad, y por el otro la cada día más decadente esperanza de que quienes aplican el auténtico cooperativismo no puedan brincar otro escalón porque su cartera vencida ya no es recuperable.

Se propone entonces rescatar a los aliados de Oaxaca, las cooperativas registradas pero sin autorización, quienes aportan y mucho a la economía de Oaxaca y del País, y que como condicionante principal para el rescate planteado lo sea el haber estado debidamente registrados ante la CNBV en tiempo y forma, el resto de figuras afines a una Caja de Ahorro que no estén en Padrón Nacional de Cooperativas y se sepa captadora de dinero público, será una caja patito, entonces que se implemente de manera emergente un operativo para requerirlas de documentación en términos de Ley y bajo un término perentorio, si no se cumple, se exija y obligue a su cierre inmediato.

¿Será mucho pedir?, siempre lo he dicho, la solución está en manos de la CONDUSEF y de la CNBV, no en el ahorrador que de manera ignorante entrega su capital a administradores de locales fantoches que se hacen pasar por Cajas de Ahorro, si no tiene energía eléctrica en su comunidad, menos Internet, motivo por el cual es difícil enterarse de los boletines formidables que emite la CONDUSEF al través de sus elegantes redes sociales.

La reforma regulatoria de las Cooperativas en turno y la aplicación de la reglamentación en términos de la LRASCAP y de la CNBV, de manera efectiva y pronta,  devolverían la confianza al ahorrador, se generarían más fuentes de trabajo y se produciría un verdadero desarrollo social y sostenido en las comunidades excluidas, permitiría una inclusión de servicios financieros diversos a través de entidades de Ahorro y Préstamo seguras y de calidad, habría más competitividad, más cooperativismo, habría más Oaxaca.

http://www.marioeherrera.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economia Solidaria

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s